Tomando conciencia

Me considero una persona sin prejuicios, con una empatía bastante marcada que me acerca a personas con problemas porque he vivido muchas experiencias que me han transformado en la persona que soy ahora. He vivido una vida de lujos y excesos para años más  tarde pasar por penurias y miserias personales. He pasado hambre, me he sumido en infiernos de adicciones y depresiones y aunque no tenga ningún título me sobra experiencia.

Por el motivo que sea poseo una intuición fuera de lo común que me ha ayudado a saber cuando me estaban engañando y aun así lo he permitido, tal vez porque una parte de mi oscura y profunda conserva ese instinto salvaje de supervivencia.

teaserbox_11845116-658242032

He escuchado a personas con graves depresiones, con trastornos mentales, con vicios y he sacado una conclusión de todo. Absolutamente todos estaban faltos de AMOR. He tratado personas adictas al sexo, al juego, a las compras, al alcohol, con enfermedades mentales como la esquizofrenia, la bipolaridad, los trastornos límites de personalidad.

Supongo que nacer en un entorno con un familiar con varios intentos de suicidio en mi infancia, en la cual yo misma arrastré el cuerpo para que unos vecinos nos auxiliaran  me han marcado de por vida.

Aprendes estrategias mentales, aprendes a detectar al diablo en las personas y no las juzgas, intentas ayudarlas si tienes ocasión y si ves que la persona no está receptiva te apartas por mucho que la ames, aunque sea tu pareja o un viejo amigo coges distancia.

Y dejas que te mientan, que simulen que están bien y tú con un nudo en la garganta y el corazón encogido les deseas lo mejor. Hace poco se materializó en mi vida un chico con una diferencia de edad considerable y evidentemente sumido en un estilo de vida de autodestrucción, y con una coraza mucho más gruesa que la mía que ya es decir…

Era una proyección, mi compasión por él no era real. Me veía a mí misma hace muchos años, cuando me estaba suicidando metida en el mundo de las drogas que ahora cuando lo recuerdo parece que fuera en otra vida o que todo fuera un sueño.

Y aprendes a valorar la vida, aprendes a aceptar que quien no quiere ayuda es mejor dejarlo que se estampe por sí solo. Y aunque sabes que va a criticarte a tus espaldas y que ira de victima, tarde o temprano te echara de menos. Cuando a solas reflexione un poco recordará la verdad y luchará por acallar su mala conciencia.

Porque cuando vibras con una frecuencia tan baja eres poseído por la oscuridad donde todo y todos están en tu contra y tú eres el “pobre de mi”. Ese maldito ego que nos transforma y nos vuelve monstruos, ese miedo que nos cambia hasta puntos insospechados.

Pero un día te miras al espejo, porque no puedes huir eternamente de ti mismo y ese día lloras observando en lo que te has convertido. Y tomas conciencia que nuestra vida es la consecuencia de nuestras acciones y que tarde o temprano todo se paga: las traiciones, las mentiras, las manipulaciones y la mala conciencia te pesa tanto que empiezas a enfermar.

El ser humano tiene un poder mental capaz de enfermar un organismo vivo hasta provocar alergias, enfermedades psicosomáticas e incluso el cáncer. Hay que ser muy valiente para enfrentarse a uno mismo y salir del infierno al que tú mismo te has condenado.

Ojalá algún día todas las charlas con tantas personas en mi vida den su fruto y consiga orientar a personas que se encuentran perdidas como lo estaba yo, si es que aún no lo estoy…

4 comentarios en “Tomando conciencia

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s